Jueves 20 de Julio del 2017

Emotivo Vía Crucis en el Anfiteatro

La cristiandad recuerda por estos días la Pasión, Muerte y Resurreción de Cristo. Y como todos los años, la feligresía de la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes viene preparando todo desde el Domingo de Ramos para terminar mañana Domingo de Pascua con la Misa de Resurrección.

El viernes por la noche en el Anfiteatro, organizada por el Círculo Católico, hubo una representación del Vía Crucis que convocó a una multitud.

En esta oportunidad la escenificación partió de la Ultima Cena que Jesús compartió con sus apóstoles. Walter Costa, que fue Cristo, se sentó a la mesa junto a sus discípulos (Maximiliano Quinteros, Adolfo Vío, Nicolás Moundiroff, Fernando De Juan, Isaías Vio, Gastón Vio, Carlos Faggiani, Lucrecia Silva, Martín Badr, Alberto Rodríguez, Diego Tancredi y Alfredo Blanco) y les entregó el pan y el vino; mientras desde la tribuna repleta de fieles, el padre Osvaldo Ballarre seguía atentamente la ceremonia, los músicos Ricardo Parfajt y Juan Carlos García acompañaban con guitarra y voces, Miguel Badr y Lilian Varchioni iban explicando cada una de las estaciones del Vía Crucis, donde Martín Badr fue Judas; Jorge Velázquez, Poncio Pilatos; Maxi Quinteros, Barrabás; Moundiroff, Pedro; Lucrecia Silva y Gastón Vio, los dos hijos de Zebedeo; y Walter Telleriarte, Caifás, el sumo sacerdote, a quien acompañaban en el Consejo Supremo que juzgó a Jesús, Adolfo Vío y Luis Silvestri, que se fueron maestros de la ley.

Jesús completó cada una de las estaciones siguientes (de la cuarta en adelante) abajo del octógono del Anfi. Fue caminando con una inmensa cruz de madera, mientras los soldados romanos (Alberto Rodríguez, Alfredo Blanco y, Carlos Faggiani) lo azotaban.

Aparecieron la Virgen María (Agustina Vio); Simón de Cirene (Fernando De Juan), que lo ayudó con la cruz; y los dos ladrones que fueron crucificados con él (Jerónimo Costa y Diego Tancredi), entre otros personajes. Todos acompañaron a Cristo y su pesada cruz alrededor de la laguna para llegar nuevamente al octógono, donde terminó la representación con la crucificción y luego la resurrección.

La emoción se apoderó de varios de los presentes. La mayoría había seguido en procesión a Cristo con la cruz con velas en la mano, lo que le dio a la representación un importante toque se solemnidad y recogimiento.

Cuando terminó la escenificación, hubo felicitaciones y agradecimientos para todos. El padre Ballarre, por su parte, se mostró orgulloso de lo que había presenciado y compartido. “La ciudad está muy linda, no conocía el Anfiteatro, es un lugar bellísimo, y todo estuvo muy lindo”, dijo.



Comentar

*

  • MACANAS

    PUBLICIDAD-ONLINE-1-marzo-17avisoPIPINASelcolonodigitalpatitas3
    PIPINAS VIVA

  • banner_top

  • banner-caja



  • Perdón! Datos del tiempo no disponibles!

  • Banner RECT1

    1 (1)